¿Quién le pone el cascabel al gato de la educación en España?


Cómo dar la vuelta a la losa de la mediocridad educativa

Alejandro Serrano

Cada vez que en España accede al gobierno un partido distinto, la crujía del sistema educativo tiembla temerosa, anticipando un nuevo vendaval de renovación de contenidos y métodos. La razón es la nula eficacia de las reformas emprendidas en las dos últimas décadas, que nos han relegado a posiciones sonrojantes en los recientes “informes Pisa” en materia educativa. A la vista de los resultados, averiguar cuáles son las causas de esta situación puede parecer sumamente complicado, especialmente porque es difícil obtener conclusiones terminantes a partir de los experimentos naturales llevados a cabo, todos ellos estériles hasta la fecha.

A pesar de esta aparente dificultad, una opción al alcance de cualquiera  es echar un vistazo a las conclusiones del informe Pisa 2009, por un lado, y de un excelente estudio publicado por la prestigiosa consultora McKinsey en el año 2007, por otro. La atenta  lectura de este último suscita la pregunta de para qué inventar cuando es posible copiar lo que otros han hecho bien. El informe explica a las claras cuáles son las variables que tienen mayor impacto en la calidad de los alumnos. Curiosamente, la más importante de éstas no es ni el país de origen de los alumnos, ni el nivel económico del país, ni el salario de sus profesores, ni los contenidos impartidos, ni el número de alumnos o de i-pads por clase. Es, sencillamente, la calidad del profesor. Y es que…

La calidad de los alumnos nunca podrá superar a la de los profesores que les imparten clase

Podríamos colegir de esta reflexión que la educación sigue siendo una actividad artesanal a pesar de todos los avances técnicos habidos, donde la excelencia de los “artesanos” (los profesores)  es la clave fundamental para obtener “productos” (alumnos formados) de alta calidad.

Correlación de las puntuaciones obtenidas con el PIB, dinero invertido en educación y otros

Fuente: Informe Pisa 2009

De acuerdo con el estudio, esta hipótesis parece estar suficientemente contrastada en el mundo. Países como Finlandia, Corea del Sur o Singapur, los primeros en el ranking, tienen un sistema en marcha para conseguir que los profesores sean “maestros” y no se queden en meros “aprendices”. La receta es relativamente sencilla: un graduado que quiere acceder al mundo académico debe pasar por un programa de entrenamiento para profesores. Este programa tiene dos características muy interesantes: 1) sólo un 20% de los solicitantes consigue pasar las pruebas para acceder al programa, ya que hay un duro filtro de entrada que evalúa las cualidades deseables en un buen profesor: habilidades lingüísticas, numéricas y sociales, actitud positiva hacia el aprendizaje en general y motivación para enseñar;  2) durante el programa, el candidato a profesor cobra una cierta cantidad de dinero del estado. De este modo se consigue que los buenos graduados tengan suficientes incentivos para comenzar una carrera docente si tienen cierta vocación para ello, lo que ayuda a subir el caché de la profesión en la sociedad, creándose así un círculo virtuoso.

Además de este nexo común, los países que lideran el ranking de Pisa tienen comparten asimismo las siguientes características: 1) fomentan el aprendizaje de capacidades y métodos pedagógicos: se fomenta el uso de mentores, los cursos de formación de formadores, el aprendizaje entre profesores; 2) se preocupan por el desarrollo de todos los estudiantes, los de altas, medias y bajas capacidades; y 3) tienen mecanismos para prescindir de los profesores cuyo desempeño es mediocre, usando revisiones periódicas tras la contratación.

Algunos mitos

  • No es cierto que los profesores de los países con mejor puntuación perciban mayores salarios. De hecho, éstos están en la media de la OCDE.
  • Tampoco parece cierto que tener menos alumnos por clase tenga un impacto grande en la calidad de la educación. En Corea de Sur, la media es de treinta alumnos por clase, mientras que en la OCDE es de sólo diecisiete.
  • En cuanto a la distinción entre centros públicos y privados, según el informe Pisa 2009, los privados arrojan mejores resultados, aunque eliminando los factores socioeconómicos, las diferencias desaparecen.

¿Y en España?

En el último informe Pisa (2009), España está, en las ocho categorías evaluadas, significativamente por debajo (estadísticamente hablando) de la media de los 65 países de la OCDE evaluados.[1] Esta puntuación se puede calificar claramente como deficiente por un lado, dada su magnitud en comparación con el resto de países y de preocupante por otro, dada la tendencia decreciente exhibida en los últimos informes en matemáticas, ciencias y especialmente en lectura (10 puntos menos en los últimos nueve años).

Para dar la vuelta a esta situación en España, sería ineficaz cambiar de nuevo los contenidos a impartir o los métodos a seguir o malgastar dinero en distribuir tabletas o pizarras digitales sin más. A la vista de las recomendaciones de estos dos estudios, la  solución pasa por replicar en nuestro país las directrices apuntadas más arriba, cambiando el porceso más que los métodos o los productos, para atraer el talento hacia la labor educativa y devolver a la figura de profesor el estatus social y la libertad para formar que nunca debió perder.

La buena noticia es que, a la vista de lo que han hecho algunos países, se puede mejorar, incluso en unos pocos años. El área de Boston en Estados Unidos y el Reino Unido son buenos ejemplos recientes. Unamos este hecho a que hay una receta fiable para la mejora no necesariamente cara ni excesivamente complicada, y tendremos un plan de acción con visos de funcionar relativamente bien. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Bibliografía

Michael Barber, Mona Mourshed. 2007. How the world best-performing school systems come out on top. McKinsey.

Eric A. Hanushek.  1998. The Evidence on Class Size. W. Allen Wallis Institute of Political Economy University of Rochester.

Informe Pisa. 2009.


[1] El ranking del informe Pisa 2009 por países: http://www.pisa.oecd.org/dataoecd/54/12/46643496.pdf

2 Comments

Filed under Education

2 responses to “¿Quién le pone el cascabel al gato de la educación en España?

  1. Alejandro, creo que hay varios problemas en España. 1. La calidad de los profesores puede ser uno de ellos como destacas en tu articulo. Tengo algunos amigos cercanos que se han quedado en el paro recientemente y miran la posibilidad de meterse en el mundo academico, pero solo hay trabas. Habría que facilitar la entrada de “profesionales” en los colegios e institutos para compartir sus conocimientos del mundo real con los alumnos.
    2. Se enseña mal. Es decir, desde siempre en España se ha valorado la capacidad de memorizar datos (vease las oposiciones). Hoy en día en este mundo digitalizado, no es necesario. No se enseña en España dar una presentación o hablar en público y eso se nota también. Educar es mandar a los alumnos a memorizar y hacer ejercicios, hay que poner conocimientos en practica. Es la idea del Plan Bolonia. Menos examenes finales y más practicas evaluadas.
    Y más cosas que estoy viviendo de primera persona con mis hijos en su colegio. Soy de la opinión que empezar el colegio a los 3 años es una barbaridad y mandarles deberes y examinarles con 5 años es prematuro. Tendrían que estar jugando y conociendo su entorno hasta los 6 años como en otros paises europeos.
    No creo que España este lista para tantos cambios tan abruptos.
    Poco a poco.

  2. Pingback: I Kant study Philosophy | Cosas en General

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s